¿Por qué los anuncios que vemos en internet son sobre cosas que nos interesan, que ya habíamos visto o compramos? Es una estrategia de marketing basada en nuestro comportamiento online, denominada Retargeting.  
El Retargeting recopila información a través de cookies que almacenan datos sobre nuestras búsquedas.
  Esta información se envía a otras páginas web, donde probablemente volveremos a encontrar el mismo anuncio u otro similar. Esto se puede hacer porque los anuncios no son estáticos, sino que se muestran según la información recogida en la página de los rastreadores. Antes, los anunciantes pagaban por cada impresión de un anuncio concreto, pero hoy en día el pago depende de la respuesta del usuario después de interactuar con un anuncio. Por ejemplo: ¿el usuario mira un anuncio similar?, ¿acaba comprando el producto?, etc. Esto no significa que una página web pueda tener también anuncios fijos, como la publicidad tradicional.  

¿Y si ya he comprado, por qué nos siguen mostrando anuncios similares?

  Esto se debe a que el Retargeting no acepta respuestas negativas. Aunque no quieras alguna cosa, el Retargeting sigue insistiendo hasta que la quieras comprar o acabes adquiriendo productos complementarios relacionados con tu anterior compra. Evidentemente no funciona con el público en general, pero si influye sobre un porcentaje de compradores ya es suficiente.